Blest celebró 30 años cocinando cerveza

0

Cervecería Blest, dirigida por los primos Franco Lapenna e Ignacio Mochnacz, organizó un gran festejo para celebrar sus 30 años en el mercado cervecero. Asistieron sus fundadores, los directivos y trabajadores de  la empresa y más de 2000 personas durante la tarde noche de mayor concurrencia al barrio cervecero local. Actuaron grupos locales y La Delio Valdez.

Genusso y Gelain distinguen a Nicolás Silin y Julio Migoya.

“Estoy muy emocionado, nunca imagine que Blest podría festejar sus 30 años de esta manera”, explicó Nicolás Silin, quien comenzó a elaborar la cerveza junto a Julio Migoya en 1989. Hace años que se desvinculó de la empresa pero concurrió con gusto al festejo. “Veo que la cerveza mantiene la calidad y el espíritu que siempre priorizamos en sus cocciones”, señaló. También destacó el empuje de los nuevos directivos. “Hoy Blest es una empresa, con una envergadura que nunca imaginamos. Da trabajo a mucha gente, pero sigue elaborando la cerveza con la filosofía de sus comienzos: lograr la mejor birra posible”, afirmó.

Recordó la visita de Michael Jackson (periodista inglés especializado en cerveza y whisky) en 1998, quién dijo que Bariloche, para ser una ciudad cervecera, tenía que organizar una gran fiesta anual. “Pinta Bariloche puede ser ese evento”, evaluó.

Nicolás Silin y familia saboreando la cerveza en el Club Blest.

Blest es la cerveza más tradicional de Sudamérica y la de mayor trayectoria en forma continua. No es la primera, ya que la cerveza El Bolsón comenzó a comercializarse en 1984, pero dejó de producirse durante dos años y reapareció en 2018, con otros actores y sin su creador.

Los fundadores de Blest y los invitados se concentraron en el primer piso del Club Cervecero, ubicado en la calle Neumeyer, que dirige Matías Avalle. En un clima de fiesta, Migoya aseguró que “festejamos 30 años de revolver cebada malteada”. “Tengo una sensación de incredibilidad por lo que generó la microcervecería, que no imaginamos en nuestros comienzos”, señaló. Recordó lo que costaba vender una botellita de cerveza artesanal hace tres décadas, cuando la gente solo consumía industrial. “La cerveza artesanal no solo cambió el consumo de birra, también modificó la tendencia gastronómica”, expuso.

Las instalaciones del local de Neumeyer lucieron colmadas de visitantes.

Para Nicolás la cerveza preferida de Blest es la Pilsen y para la Julio la Bock. Destacan que estas cervezas se sigan haciendo con las recetas originales. Pero también se hacen muchas otras variedades, en especial las lupuladas, muy demandadas por los consumidores.

Los grupos musicales tocaron sobre un escenario armado en la calle Neumeyer, frente al supermercado, con asistencia libre y gratuita. También se emplazó el beer truck de Blest y un food truck. La cervecería dispuso de vasos plásticos alegóricos al aniversario, recargables.

Nacho Mochnacz y Franco Lapenna, junto a los fundadores de la cervecería.

La organización, a cargo de Blest con asistencia del municipio, dispuso de una ambulancia y paramédicos, un carro de bomberos, baños químicos, seguridad y se desvió el tránsito por la calle 28 de febrero. También visitaron a cada uno de los vecinos, a los cuales se intentó adherir al festejo, con consumiciones en el beer truck. Esto permitió que no se oigan quejas por la música y que el evento se desarrolle en armonía.

Los grupos musicales entusiasmaron al público.

Por turnos, desfilaron por el escenario el DJs Lefemel Brothers y las bandas locales Red Delicius, Fortune y Rocabillycos, quienes han acompañado a la marca en los últimos años. También se proyectó en pantalla gigante un muy buen video con los trabajadores de la empresa, festejando y bailando en los diferentes lugares de trabajo. Un trabajo de Silvio Reyes, responsable de prensa y marketing de Blest, muy ponderado por numerosos presentes.

Pasadas las 21 los locutores invitaron a subir al escenario a los directivos de Blest y también a los fundadores, Migoya y Silin, quienes fueron distinguidos por el intendente municipal, Gustavo Genusso y la concejal Viviana Gelaín, “por su aporte a la industria y la cultura cervecera de Argentina”. Recordemos que estos dos aventureros fueron los visionarios que comenzaron con la producción de cerveza artesanal cuando aún no existía información disponible, equipamientos, materias primas y por supuesto no había mercado para ello.

Para los 30 años se confeccionaron vasos plásticos y chopp de vidrio.

Hoy Blest produce más de 100 mil litros por mes y abastece a sus 10 franquicias, 3 de ellas en Bariloche y las demás en Buenos Aires, Rosario y Esquel. Elabora 11 estilos estables, más variantes de estación, de los cuales 6 se embotellan.

Leonardo Brizuela, gerente de Blest, junto a los corredores de automovilismo que representan la marca: Gonzalo Rozas (Toyota) y Mauricio y Daniel Constante, equipo Agusa Squadra, Turismo Internacional.

El show final estuvo a cargo de La Delio Valdez, orquesta de cumbia tradicional colombiana, compuesta por músicos argentinos y liderada por Pedro Gabriel Rodríguez (voz y timbal) y Manuel Cibrián (voz y guitarra). Completan el grupo la colombiana Ivonne Guzmán, el argentino Black Rodríguez Méndez y la peruana Tilsa Llerena. La banda se nutre de instrumentos de gran color como bongoes, tamboras, maraconas, clarinetes, saxofones, trombones y trompetas.

Franco Lapenna, se mostró muy conforme con la concurrencia al evento. Destacó la asistencia de los dos fundadores, en particular de Silin. “Nuestro principal objetivo fue honrar a los fundadores, creciendo y manteniendo la calidad Premium de sus productos. Blest es una cerveza legendaria reconocida a nivel sudamericano y somos protectores de un gran legado”.

Compartir