Blest

0

La primera cerveza artesanal de Bariloche tiene su cervecerías y pub en Melipal, donde se pueden degustar sus productos. Se puede optar entre las cervezas tradicionales de la marca, elaboradas hace más de dos décadas Pilsen, Bock, Scotch Ale y Cream Stout. También las saborizadas: Frambuesa, Honey Queen y Choco Porter y las más recientes Hot Shop IPA, Barley Wine y Nahuelito Black IPA. También hay estilos de estación. La sidra de Blest, que elaboran hace más de una década, está disponible para tomar tirada desde la chopera.

DOMICILIO: Av. Exequiel Bustillo km 4.

TELÉFONO RESERVAS: 0294-

SITIO WEB: www.cervezablest.com.ar 

E-MAIL: info@cervezablest.com.ar

FACEBOOK:    Cervecería Blest Bariloche

HORARIO DE ATENCIÓN: de lunes a domingo, a partir de las 18

HAPPY HOUR: de lunes a domingo, de 18 a 20.

ESPECIALIDADES: En materia gastronómica lideran los pedidas las pizzas, hamburguesas y papas, en diferentes variedades, platos que salen muy rápido. Pero también tienen buena demanda el goulasch, las tablas de ahumadas o el “Chucrut full”, un medallón de cerdo con salchicha ahumada, chucrut a la cerveza negra, rotkol, puré de papas y manzana y dips de mostaza de Dijón, cebolla caramelizada y papas alemanas. También el “Dubblin Coddle”, clásico plato irlandés, elaborado con chorizo, carne de novillo, panceta, longaniza ahumada y sidra, servido dentro de un pan de campo. Dos clásicos de Blest. También son muy buenas las tapas, ideales para acompañar una cervecita

CANTIDAD DE CUBIERTOS: 120

COCINERO: Brigada de cocina.

PRECIO PROMEDIO POR PERSONA ($): 350.-

ESTACIONAMIENTO PROPIO: Si

TARJETAS DE CRÉDITO/DÉBITO: Si

FECHA DE APERTURA: septiembre 2016

PARTICULARIDADES: La cervecería tiene más formato de pub que restaurante. Es sede del Club Cervecero Blest que tiene muchos adeptos. Se puede solicitar su tarjeta de socio. El lugar es grande y tiene tres espacios: la barra y el salón principal, el deck techado y el recinto de pub, frente a la puerta de ingreso. Luce muy bien decorado y tiene varios tipos de mesas, algunos reservados con sillones y banquetas altas. Y vista al lago, un detalle no menor.

 

Compartir