Cocina catalana

0

Cerca de laguna El Trébol abrió “a’nima”, un nuevo restaurante especializado en gastronomía catalana. La propuesta es muy buena y con precios por demás razonables. Cocina sencilla, con platos típicos y presentación gourmet, sabores bien logrados y una cálida ambientación.

El emprendimiento pertenece a Florencia Lafalla y Emanuel Yañez García, oriundos de Mendoza y San Juan, quienes residieron una década en Barcelona, donde se familiarizaron con la cocina catalana. Regresaron al sur y se radicaron en Bariloche, donde él trabajó como cocinero en Stag, Charming, y ella en el Almazen de Vinos.

El salón tiene capacidad para una veintena de comensales.

En el inmueble funcionó Aashi, pero luego la propiedad se vendió y ellos le alquilan al nuevo dueño. La cocina fue rediseñada y también el salón. Tienen 20 cubiertos y una selecta vinoteca, con botellas de bodegas boutique. Florencia es experta en vinos, no sólo por ser mendocina, se capacitó en lo que hace a los buenos tintos, blancos, rosados y espumantes.

Pantumaca y vino tinto, una combinación perfecta.

La carta tiene una correcta selección de productos típicos. Se puede comenzar con pantumaca (pan casero cortado en rodajas, tostado, con ajo, tomate y jamón serrano) y una selección de olivas, con aceite ad hoc. Hay aguas, jugos, cerveza y una selecta vinoteca. Florencia atiende el salón y puede perfectamente asesorar sobre la mejor cepa para acompañar la comida.

Emanuel, amo y señor de la cocina.

Casi todos los vinos son cuyanos. Se puede elegir entre un blanco refrescante, afrutado y aromático o bien maduro. Los tintos pueden ser ligeros, frescos y elegantes; afrutados y redondos o espesos, con buen cuerpo. Predominan las bodegas cuyanas pero también hay vinos de la Patagonia. Se puede elegir entre un Ancelotta, de Las Perdices, un Cabernet Franc Tinto Negro o Pinot Noir de Serbal.

Florencia atiende el salón y recomienda buenos vinos.

Se puede comenzar con la pantumaca, mejillones al escabeche o el huevo mollet con papa y chorizo colorado. Los tres ideales para el inicio de una buena cena con amigos o en familia.

Las opciones entre los principales son variadas. Se puede degustar una trucha de lago, burrata con tomate confitado y olivada o arroz de mar y montaña. No faltan los cortes de carne vacuna, como el ojo de bife, a las brasas, que sale acompañado con papas panaderas.

Huevo mollet, un platillo muy recomendable.

Exquisitos los conchiglioni rellenos de pollo y el pechito de cerdo con puré de batata, hinojo y avellanas. También hay pulpo español, a la brasa con parmentier, un plato fantástico.

Para los residentes en el oeste de Bariloche a’nima promete ser un lugar frecuente, por proximidad y buena oferta. Pero no dudamos que también los residentes barilochenses y los visitantes no dudarán en recorrer los kilómetros necesarios para disfrutar de una buena cena.

En materia de pasta se pueden pedir los conchiglioni.

Para reservas se debe llamar al 154-598900. Abren de martes a domingo, después de las 19. De la rotonda del km 19, sobre la ruta al Llao Llao, nos desviamos hacia laguna El Trebol, Circuito Chico, a los 200 metros, a mano derecha, se ubica a’nima, que significa “alma” en catalán.

Compartir