Cordillerana

0

La cerveza que elaboran Alejandra y Fernando Moretti, junto a su hijo Juan Cruz, constituye el fruto de un trabajo familiar. Elaboran seis tipos de cerveza que envasan en botellitas de 355 cc, litro y también en tanques.

Alejandra y Fernando están juntos hace ya 25 años y tienen hijos grandes, siendo el menor el que participa del emprendimiento familiar, situado en la calle Parque Nacional Los Alerces al 1200, en el barrio Villa Los Coihues.

Comenzó a cocinar cerveza en noviembre del 2011, una Bitter, amarga y con bastante lúpulo. “Recuerdo que no la tuve que tirar, salió bastante bien y nos la tomamos toda”, afirmó orgulloso. Luego cocinó una Porter y una Munich. También elaboró una Golden, la roja Red Ale y la Stout.

Actualmente envasan seis variedades. La Munich Ale, de color dorado pálido, típico de las cervezas artesanales sin filtrar, con una espuma blanca y cremosa. Es de cuerpo firme y refrescante con aroma fresco a malta y lúpulo Hallertauer importado de Alemania. La Ale Dorada, de alta fermentación, color dorado pálido, es típica de las cervezas artesanales sin filtrar, con una espuma blanca y cremosa. Es de cuerpo firme y refrescante con aroma fresco a malta y lúpulo Fuggles importado de Inglaterra. También la Red Ale es de alta fermentación, original de Irlanda. De color rojizo con aroma fresco a lúpulo y sabor a malta acaramelado suave, de cuerpo firme y refrescante.

También elaboran la Bitter, cerveza de estilo inglés, con una importante cantidad de lúpulo. Esta cerveza balancea la dulzura de la malta con el amargor del lúpulo. Tiene una inquietante complejidad de sabores, de cuerpo firme y seco con pronunciado aroma y sabor del lúpulo Fuggles. Las dos negras son la Porter y la Stout. La primera, un clásico estilo inglés, suave, cremosa y seca. Es de color negro intenso, notas frutadas y leve ahumado con un final de trazas de café y chocolate. La Stout es una cerveza de color negro muy intenso. Sabor a malta y muy lupulada, cremosa de espuma blanca y sabor seco. Fue su producto premiado.

A fines del 2012, en el marco de la Beer Art local, presentaron sus cervezas IPA y Stout al concurso para cerveceros caseros, con la intención de que sean evaluadas. Y obtuvieron una medalla de bronce por su Stout. “Mi principal objetivo fue tener una evaluación de las cervezas a cargo de expertos, para escuchar su devolución y ver qué cosas podía mejorar en la elaboración”, explicó. Y las aplicó. En el 2013 obtuvo la medalla de oro, por la misma variedad.

Compartir